Dos mujeres jóvenes que lideran en el campo ecuatoriano

Nikoll Jaramillo y Maricela Méndez

En Ecuador, el 27,7% de mujeres, es decir más de 3’000.000, trabajan en la agricultura. Cada vez son más quienes, además, están liderando asociaciones y empresas en el campo. Empoderar a las mujeres en el agro contribuye al desarrollo sostenible del país.

La Asociación de Producción Agrícola West Palora Fruits, en Morona Santiago, y la empresa Prodexpro, en Sucumbíos, grupos beneficiarios del proyecto NEXT Ecuador, son ejemplo de ello. Ambas tienen al frene a mujeres jóvenes que buscan mejores oportunidades de negocios para más de 150 pequeños productores de pitahaya amarilla y plátano de la Amazonía, respectivamente.

Se llaman Maricela Méndez (29 años) y Nikoll Jaramillo (22 años). Conversamos con ellas para conocer cuáles han sido los retos que han tenido que superar.

P: ¿Qué las llevó a asumir este rol?

Maricela: Mi mayor incentivo ha sido siempre ver crecer a mi gente y avanzar en grupo. Yo he liderado la asociación por más de tres años y aunque ha sido una labor complicada, me quedo con los logros alcanzados. Pudimos ya exportar nuestra fruta, he conseguido unir a la gente en el ámbito asociativo y he superado todas las dificultades que he encontrado en el camino.

Nikoll: Yo empecé como asistente administrativa en Prodexpro. Hace un año, aproximadamente, me delegaron liderar la empresa y desde entonces he buscado nuevas oportunidades para todos los productores. En este camino el trabajo con NEXT Ecuador ha sido vital. Por ejemplo, estamos próximos a obtener las certificaciones orgánicas para comerciar nuestro plátano a un mejor precio. Además, gracias a la donación del transformador, hemos podido extender las horas de pelado y con ello dar empleo a más personas. Este tipo de cosas son las que me impulsan a seguir. 

P: ¿Cuáles son los retos a los que se han enfrentado como mujeres liderando en el campo?

Ambas coinciden en que el reto más grande está en la comercialización, es decir en encontrar nuevos clientes que paguen un precio justo. Además, indican que comprometer a los pequeños productores a trabajar en pro de todos representa un desafío. Por ello, creen que un aporte significativo que pueden recibir de la cooperación internacional es la búsqueda de oportunidades de exportación y nuevos mercados que les permita expandir los negocios.

P: ¿Qué les dirían a otras mujeres que quieren emprender?

Maricela: La perseverancia y la constancia es lo que te lleva al éxito. Al liderar una asociación, lo más importante es no rendirse, tener paciencia y saber asumir los momentos de éxito, pero también las dificultades. Las mujeres somos buenas líderes y podemos afrontar los retos que vengan por delante.

Nikoll: Creo que las mujeres podemos sobresalir y hacer todo lo que nos propongamos. En el agro cada vez somos más las que estamos liderando espacios, organizaciones y empresas. Entonces, a todas les digo que crean en sí mismas, y que trabajen por sus sueños porque verán recompensado su esfuerzo.